Noticias 

Desnutrición: esa realidad que no vemos

Marta, una niña venezolana que vive en las inmediaciones de Maracaibo, acostumbraba a visitar a Lucía, la mujer del pastor de la iglesia, para saludar y pasar un rato. Lucía solía darle una fruta, una galleta, un pancito, etc. Uno de esos días, no había nada en casa y no le dio nada. Cuando Marta se marchaba, a escasos 50 metros se desvaneció. Lucía fue a socorrerla (es enfermera) y descubrió que hacía dos días que no había comido absolutamente nada, porque no tenían nada que comer. Estamos comentando un hecho ocurrido en 2016 y que unido a la realidad circundante de necesidad creciente en Venezuela, fue el detonante de la puesta en marcha de los comedores sociales. 

 

 No siempre somos conscientes de lo terrible que es el hambre. La falta de alimentos de forma continuada genera estados de desnutrición con consecuencias graves, a veces incluso irreversibles, en la población afectada. Los más vulnerables son los niños por debajo de 10 años y las madres embarazadas y lactantes.

 

Cuando un niño nace el proceso de desarrollo no acaba, sino que todavía algunos órganos seguirán madurando y desarrollando sus capacidades. Si un niño no recibe los nutrientes necesarios (tanto en cantidad, como en cualidad) el desarrollo de estos órganos se va a ver afectado. Entre estos se cuentan el sistema inmunitario y el cerebro como los más importantes.

 

En los niños con desnutrición se puede observar que no crecen, están tristes, no juegan, no quieren comer, lloran con facilidad, y se enferman muy fácilmente. Su peso y su estatura están por debajo de lo que correspondería a su edad, se marean, se fatigan, están débiles y tienen problemas de aprendizaje y desarrollo intelectual.

 

Cuanto más pequeños son los niños, mayor es el impacto que tiene la desnutrición sobre ellos. Por eso nos hemos propuesto atender, fundamentalmente a niños hasta 10 años.  Nos preocupa también la repercusión que puede tener en sus posibilidades de futuro, ya que la desnutrición crónica afecta a su desarrollo intelectual y esto puede restarles posibilidades laborales más adelante. 

 

 A los niños que se admitió en los comedores se les hicieron mediciones ponderales para establecer objetivamente su grado de nutrición. Sólo el año pasado atendimos a más de 800 niños. Nos anima a continuar ver los resultados: En los últimos 6 meses del comedor el 64% de los niños aumentó su peso respecto al de su inicio; el 12%, se mantuvo en el que tenía y el 25% bajó de peso.  Nos preocupa este último dato porque evidencia que estos niños, aparte de la comida que reciben en el comedor, no reciben absolutamente nada en sus casas. Y nos preguntamos: ¿Qué sería de ellos si no la recibieran?

 

Nuestro Programa de Alimentación está centrado, en estos momentos, en dos situaciones críticas: Venezuela (cuya situación se agrava y degrada de día en día) y en el  Líbano, en los Campos-Refugiados (con quienes trabajamos desde 2014 y que no tiene visos de acabar). En ambas situaciones trabajamos enfocados en las necesidades de los niños.

 

Te animamos a colaborar con este programa, para que podamos seguir proveyéndoles de un plato de comida cada día a estos niños/as. 

 

 

COLABORA

Please reload

Recibe noticias de los proyectos

Contacta con nosotros

 

Oficina: C/Santa Otilia, 27-29, ESC. A. Local. 08032. Barcelona.

Horario de atención:  lunes a viernes de 9h-17h

Teléf: 93 420 80 72 / 620 070 833

comunicacion@alianzasolidaria.org

www.alianzasolidaria.org 

Entidades colaboradoras

Síguenos

 

  • Wix Facebook page
  • Icono social de YouTube
  • Icono social Instagram

Obra Social de la